fbpx

De este modo se fija un recorte de las emisiones para los coches y furgonetas nuevos del 65% para 2030 ( actualmente está fijado en el 37,5% y el 31% respecto a 2019) respecto a los niveles de este año, y del 100% en 2035, lo que supondría el fin de la era de los coches de combustión.

En 2020 la UE ya aumentó sus objetivos de reducción de emisiones y aspira a la neutralidad de carbono para 2050. Y ahora quiere proponer nuevas regulaciones para alcanzar esa meta.

Los eurodiputados votaron a favor de exigir a los fabricantes de automóviles que reduzcan las emisiones medias de sus flotas en un 15 % en 2025, en comparación con 2021, en un 55 % en 2030 y en un 100 % en 2035.

Fuente: ABC